ENDODONCIA

Si se deja crecer la caries y se acerca a la pulpa dental (“nervio”), se produce una inflamación que crea el típico dolor continuo que solo se calma con medicación.

En esta circunstancia, si queremos salvar la pieza dental, debemos recurrir a la endodoncia (“matar el nervio”). Este tratamiento tiene un porcentaje de éxito del 90%.

Desgraciadamente, en algunas ocasiones los conductos donde está el nervio tienen formas anatómicas tan complejas que se puede producir el fracaso del tratamiento. Entonces no queda más remedio que extraer la pieza y sustituirla por un puente o un implante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies